Blog

Nutrición y salud ocular

Funcionamiento correcto de los ojos.

Durante millones de años el ser humano ha hecho funcionar sus fotorreceptores ( células de la retina que absorben la luz) en condiciones relativamente constantes; las fuentes luminosas eran naturales ( el sol) , las características físicas de la luz eran estables, las horas de iluminación eran las del día, el trabajo de los ojos estaba relativamente limitado y la alimentación era simple y basada en productos naturales, no elaborados.

¿Qué les ocurre a nuestros ojos en la actualidad?

En el transcurso de los milenios la anatomía y fisiología del ojo han evolucionado en base a las condiciones descritas, con diferencias según la latitud del planeta. Pero en el último siglo todo ha cambiado: ahora el ojo funciona bajo diferentes tipos de iluminación de 12 a 16 horas al día y la cantidad de trabajo realizado desde que nos despertamos hasta que caemos en el restaurador sueño nocturno, es realmente enorme; el esfuerzo diario al que sometemos diariamente a nuestros ojos es increíble y está destinado a aumentar con la evolución del género humano.

Para compensar esto, tendríamos que cuidar mejor de nuestros ojos, pero no lo hacemos porque la alimentación también ha cambiado, aumentando la ingesta de carbohidratos y grasas y con ello las dislipemias. Además, la alteración de la capa de ozono ha incrementado la cantidad de radiación azul, la cual genera sobretodo en el ojo, radicales libres, conllevando el envejecimiento precoz. A todo esto hay que añadir el humo, el estrés psicofísico y la polución atmosférica y ambiental.

¿ Cómo podríamos mejorar nuestra visión con la alimentación?

Al aumentar la ingesta en frutas y verduras, que aportan agentes antioxidantes protectores necesarios para ayudar en el soporte vital de la retina, obtendríamos grandes beneficios.

alimentación: Innova Ópticos

¿Qué beneficios tienen los antioxidantes en los ojos?

El ojo necesita cada vez más antioxidantes por lo comentado anteriormente. Incluso con una alimentación adecuada y sana, las necesidades diarias de,por ejemplo, luteína o zeaxantina, dos carótenos ( pigmentos) que juegan un papel importante en la prevención de cataratas y la degeneración macular asociada a la edad, son mayores de los que nos puede suministrar nuestra comida. Es por ello que debemos aumentar nuestra ingesta de antioxidantes. Muchos estudios han demostrado su efecto protector, no solo en los ojos sino en todo el organismo. La luteína en particular parece ser la más importante ya que tiene la función de secuestrar los electrones libres reduciendo la formación de radicales libres. Ésta se concentra en la retina y en el cristalino, y actúan como barrera contra la luz, que es la verdadera agresora para los tejidos oculares. Estos dos antioxidantes, la luteína y la zeaxantina protegen a los ojos de la oxidación que emana de los radicales libres. Los radicales libres aceleran el envejecimiento de las células, y suelen ser producidas por el metabolismo, la exposición al sol y el tabaco.

¿ En qué alimentos podemos encontrar los antioxidantes?

De manera general, todos los antioxidantes tienen una función protectora de la vista: la vitamina A (mantequilla, yema de huevo), la vitamina C (pimiento, kiwi, brócoli), y la vitamina E (aceites vegetales, aguacate, frutos secos), los polifenoles (vegetales rojos y naranjas como las fresas, pimientos, albaricoques) , y el zinc ( ostras, pan integral, huevo).

Los betacarotenos ( alimentos que lo contienen: zanahoria, pimiento rojo, espinacas, calabaza) y el selenio tienen fama por su acción contra los radicales libres, nocivos para los ojos. El selenio se encuentra en el atún, el pez espada y el salmón.

Existen ya suplementos preparados con todos los antioxidantes en las proporciones y concentraciones más adecuadas, para aumentar en nuestra dieta la ingesta y así  ajustar las cantidades necesarias diarias.

Top

Deja un comentario

Required fields are marked *.


Top